Sud Ouest (VIII)

Muchas veces el mar te cae encima, te arrastra, te revuelca…

Te recuerda que solo eres un animal que necesita el aire para respirar, y lo hace con crudeza, manteniéndote unos interminables segundos bajo el agua…

Pero siempre, al final, todo se calma…y emerges otra vez.

Agradeces al mar que te haya soltado….

 

IIIIIIIVVVIVIIVIIIIX

A %d blogueros les gusta esto: